martes, 20 de abril de 2010

Tiempo de balance

Hace cerca de un mes, una persona cercana a la Cofradía me dijo: “¿Es que este año la Soledad no sale? Tras mi mirada perpleja me puse en plan pedagógico, contestadandole: la Soledad claro que sale, el miércoles Santo, como siempre, con el Cristo de la Misericordia, como siempre. Tu lo que pasa es que has oído campanas, y no sabes donde. “La Soledad” dejara, este año, de salir en la procesión del Viernes Santo, ya que Federación ha otorgado la organización de la procesión a una agrupación parroquial, la cual tiene sus propios titulares, entre los cuales no estará la Virgen de la Soledad. Pero no te preocupes, que la Soledad, saldrá, como siempre.

Y así fue, salió, pero no como siempre. Los acontecimientos han tenido sus consecuencias, y entre ellas y como mas destacable, la unión de todos los Hermanos y simpatizantes de esta Cofradía. La sensación de fortaleza entre todos, por la participación y la seriedad a la hora de hacer la Estación de Penitencia, fue encomiable. Los detalles que en esta Cofradía se han puesto en un primer plano, por encima de personalismos y egos.

Hermanos que nunca habían hecho la estación de penitencia como nazarenos, comentan con agrado la multitud de sensaciones que se cuelan por el capillo blanco, hasta lo mas hondo del corazón y que quedan para siempre, cual álbum de fotografías. Mantillas noveles, que detrás de sus rostros huidizos del frio, cometan su cercanía a la Virgen y en su interior dan gracias por alguna promesa cumplida. Hermanos de otras Cofradías que miran con satisfacción la saluda realizada, o hermanos unidos por el costal del grupo escultórico mas bello que procesiona en España, te dirigen una palabras llenas de sentimiento. Gracias Valero.

Horquilleros que acaban como nunca. Que van como nunca, andando como solo el Señor se merece y al son de La Asunción, casi los lleva como pluma con el viento. Ejemplo de seriedad y buen hacer como pocos hay. Siempre lo diré: pon este paso donde quieras, que conquistará los corazones del que lo vea andar majestuoso y elegante.

Costaleros felices. Cansados, si, muy cansados. Impresionante labor la realizada, obediencia y sacrificio, fe del amor y devoción, además de participación e involucración  en las decisiones tomadas para la realización de la estación de penitencia del paso de la Virgen. No termina de sorprender la actitud de este grupo, aplaudiendo a los músicos de la Asociación Cultural Virgen de la Cabeza de Zujar a su salida del templo al acabar la procesión mientras se comían su merecido bocadillo, con la respuesta de los músicos, que interpretaban sones de paquito.

Salida tranquila, tras el himno nacional, sonaba Esperanza de Triana Coronada, Llegada a Tribuna con La Macarena de Paco Lola y subida a Plaza Mayor, con Sale la Virgen de las Maravillas, la cual llevo a uno de los momentos mas emocionantes de toda la noche, seguida por Caridad del Guadalquivir, y la levantá a pulso con el solo de Rocio. El regreso no pudo ser mas emotivo en la calle de los balcones, cuando La Madruga ya daba paso al Jueves Santo y a la entrada de la Plaza de la Merced, despidiendo a nuestra Madre con Encarnación Coronada.


Nos queda mucho por hacer, mucho por construir y aprender, pero estamos con la predisposición y medios para poder hacerlo, porque con la ayuda y el aliento de todos, esta ardua labor se hace mas sencilla. Poco a poco iremos hablando de los proyectos venideros que no son pocos.

Finalmente, agradecer a todos los que hicieron posible que este Miércoles Santo, no pase como una labor realizada y punto. La Hemandad la hacemos todos y valorando a las personas, valoramos a la Hermandad.


P.D. Agradecemos la fotos aportadas por los hermanos Antonio y Andrés Mateos.

jueves, 15 de abril de 2010

Reflexiones....

CUÁL ES...


El día más bello: hoy.
La cosa más fácil: equivocarse.
El obstáculo más grande: el miedo.
El error mayor: bajar los brazos.
La raíz de todos los males: el egoísmo.
La distracción más bella: el trabajo.
La peor derrota: el desaliento.
Los mejores profesores: los niños.
La primera necesidad: comunicarse.
Lo que hace más feliz: ser útil a los demás.
El misterio más grande: la muerte.
El peor defecto: el malhumor.
La persona más peligrosa: la mentirosa.
El sentimiento más ruin: el rencor.
El regalo más bello: el perdón.
Lo más imprescindible: el hogar.
La ruta más rápida: el camino correcto.
La sensación más grata: la paz interior.
El resguardo más eficaz: la sonrisa.
El mejor remedio: el optimismo.
La mayor satisfacción: el deber cumplido.
La fuerza más potente del mundo: la fe.
Las personas más necesarias: los padres.
La cosa más bella de todas: EL AMOR.